Hilarión Eslava

Hilarión Eslava
Hilarión Eslava

Hilarión Eslava y Elizondo (1807-1878)

Nace en Burlada (Navarra) el 21 de octubre de 1807, fallece en Madrid el 23 de julio de 1878. Sus primeros estudios musicales los realiza como infante de la capilla musical de la catedral de Pamplona en 1817, en las especialidades de piano y órgano.

En 1823 se le concede una Capellanía con obligación de tocar el contrabajo, violín y violón. Durante esta etapa amplía sus conocimientos de composición. En 1828 gana la plaza de Maestro de Capilla de la catedral del Burgo de Osma y en 1832 la de la catedral de Sevilla. Posteriormente es nombrado maestro director de la Real Capilla de Música. En 1855 accede a la plaza de profesor de contrapunto y fuga del Conservatorio Nacional de Música y Declamación de Madrid. Durante un año ejerce además como profesor de órgano.

En 1866 es nombrado director de dicho Conservatorio.
Hilarión Eslava desde las diversas responsabilidades que ejerce a lo largo de su vida, desarrolla una ingente actividad que alcanza a diferentes sectores de la música. Como compositor crea una importante cantidad de obras musicales, por otro lado se dedica a la creación de métodos pedagógicos de solfeo, armonía, contrapunto y fuga y canto gregoriano entre otros, además se ocupa también de renovar las estructuras dedicadas a la educación musical. No obstante, uno de sus objetivos primordiales es el de mejorar entre nosotros la música vocal y religiosa y la de órgano, con el fin de superar la desastrosa situación en que se halla la música religiosa en España en esa época. En este aspecto su figura se convierte en el elemento primordial a través del cuál se va a producir paulatinamente la transformación de la música sacra española.

Unido a todo ello escribe numerosas obras para órgano adecuadas en su criterio a la liturgia e invita a hacerlo a otros compositores (estas obras estaban destinadas a su interpretación en órganos barrocos). Impulsa también el acercamiento de la organería española hacia las nuevas tendencias románticas que venían de Europa, para ello apoya con decisión la construcción del nuevo órgano Merklin/Schütze de la catedral de Murcia que se inaugura en 1857 y anima a los organeros españoles para que evolucionen en este sentido, aunque sin perder sus características propias.

Mostrando todos los resultados 3