Browsing shop tag

Luis Urteaga

Luis Urteaga Iturrioz (1882-1960)

Nace en Villafranca de Oria (hoy Ordizia), Guipúzcoa, el 5 de diciembre de 1882 y muere en San Sebastián el 11 de abril de 1960.

Sus primeros conocimientos musicales los inicia en su pueblo natal con Francisco Gárate, organista y director del coro parroquial. Más tarde los continúa con Lorenzo Martínez y Cándido Elorza. A partir de 1889 ingresa en la Academia Municipal de Música de San Sebastián donde estudia armonía y composición con José Rodoreda. En 1900 solicita ser admitido como alumno de Martín Rodríguez organista de Beasain. Al trasladarse su maestro a Balmaseda, decide trasladarse él también a dicha población. En 1903 obtiene por oposición la organistía de Berástegi.

En 1905 es nombrado organista, director del coro parroquial y director de la Banda Municipal de Zumaia donde permanece durante casi 15 años. En 1919 obtiene la plaza de organista de la parroquia de San Vicente de San Sebastián y en 1924 gana por oposición la plaza de profesor de solfeo (encargándose también de la de órgano), de la Academia Municipal de Música de dicha ciudad, donde permanece hasta su jubilación.

Luis Urteaga, hombre sencillo, servicial, de profundas convicciones religiosas, fue un prolífico compositor, que llegó a escribir cerca de noventa composiciones para órgano. Si bien la mayor parte de las mismas estaban destinadas a la liturgia y eran de pequeño formato (a menudo sin pentagrama para el pedal), escribió también obras de gran porte que llegaron a ser editadas en Francia y Alemania a principios del siglo XX. También cultivó la música coral (especialmente de carácter religioso) y la de txistu, conquistando numerosos premios.

Fiel seguidor del Motu Proprio de Pio X, los temas basados en la música gregoriana le sirvieron a menudo como motivo inspirador de sus creaciones musicales. Luis Urteaga gozó de un reconocido prestigio por su dominio de la armonía (sus colaboraciones como armonista eran solicitadas por doquier) y sus cualidades pedagógicas, atendiendo a innumerables alumnos que recibían de él clases y consejos musicales que impartía con sencillez y sabiduría.