José Silguero

José Silguero Iriazábal, miembro de la extinguida Banda Municipal, actual Banda de Música Ciudad de Irún, desde hace más de 60 años ha ocupado diversos cargos en ellas, además de haber actuado como intérprete de clarinete, saxofón, percusión, fliscorno y, los últimos 30 años como bombardino solista.

SUS COMIENZOS

Comenzó a destacar en la música desde muy temprana edad. A los 14 años dirigía la “Orquesta de Baile Fantasio”. Posteriormente se hizo cargo de otras como la “Orquesta Gimnástica Bidasotarra”, “Orquesta Jai Alai de Eibar” o la “Orquesta Miramar”.

Eran tiempos en los que no existían las discotecas y en su lugar había las denominadas “Salas de Fiesta”. Inauguró en Irún las Salas “Txingudi” y “Frou-Frou”, en las que además de baile se ofrecían cenas amenizadas con orquesta. En ellas, el joven Silguero alternaba indistintamente tocando el piano, acordeón o contrabajo.

Sus actuaciones como músico profesional, Silguero las alternaba con su pertenencia simultánea a las Bandas de Música de Irún, Fuenterrabía, San Juan de Luz, Hendaya y Bayona.

COMO COMPOSITOR

En su faceta de compositor, José Silguero, miembro de la Sociedad General de Autores y Editores (S.G.A.E.), tiene registradas más de un centenar de obras pertenecientes a distintos géneros musicales, para banda, orquesta, piano, coro, y diversos instrumentos. De todas ellas se siente orgulloso.

Desde aquella marcha titulada Festival, compuesta e instrumentada para banda cuando solo tenía 14 años, hasta sus últimas composiciones, la Marcha y Vals de Tamborrada, San Juan Arri.

En el tiempo transcurrido entre estas piezas, hay grandes obras compuestas, como son: las Fantasías Gaztelu Zahar y Galante el Soldadito de Plomo, las Rapsodias Vascas Zazpiak Bat y Euskal Jira, dedicadas a Antoine D’Abbadie y José Julián Martiarena, respectivamente. Los pasodobles para el torero Daniel Granado, el Director de Orquesta Ataulfo Argenta, el entrenador de fútbol Jabo Irureta, o para el programa radiofónico Clásicos Populares, así como las marchas para el periodista Juan Antonio Lecuona o el ciclista Juan Manuel Gárate.

El Pequeño Ruiseñor, Senderos de Gloria, Variaciones de Concierto sobre un tema Vasco, el Himno del Centenario de las Fiestas Euskaras irunesas (1903-2003), la Kalejira Txingudiko Badia, que el Comité Organizador del Txingudi Eguna le propuso componer, para que quedara como Himno de esta fiesta vasca a partir del año 2004, así como polkas para flautín y trompeta, marchas, pasodobles, valses, sintonías para radio, cuñas publicitarias y un sinfín de composiciones, de las cuales, se han interpretado muchas, tanto por la banda irunesa como por agrupaciones de otras poblaciones.

Gran conocedor de las bandas, son notorias sus instrumentaciones para estas agrupaciones, habiendo sido solicitado para realizar transcripciones de numerosas obras musicales. Destacamos las instrumentadas para el compositor navarro José María Irazoqui del que de su repertorio de acordeón hizo la transcripción de más de treinta obras adaptándolas para Banda; Banda y Coro; Banda y Txistus y Banda y Orquesta de Acordeones.

Como letrista, es autor de las letras de numerosas canciones: el zortziko Añoranza, la Canción del Salmonero, el Himno del Club Deportivo Bidasoa…

COMO PROFESOR

Profesor reconocido, han sido cientos los alumnos que se han beneficiado de sus enseñanzas y consejos, muchos de ellos a su vez, ahora, músicos profesionales.
Pero él, con orgullo y agradecimiento, cita siempre a sus profesores, de los que dice que, no solamente le enseñaron sino que además le inculcaron ese gran amor y pasión por la música. Ellos son: Su madre Josefina Iriazábal, D. Teodoro Múrua, D. Primitivo Azpiazu, D. Luís Emparan, D. Domingo Santamaría y D. Julio Esteban Tife. Después hubo otros, pero de niño, la huella la dejaron estos maestros. Una semilla que sembraron en él, que ha procurado transmitir a sus cinco hijos: Josetxo, Juan Jesús, Francisco Javier, Ma Carmen y María Eugenia, todos ellos grandes profesionales de este arte tan sublime como es la música.

Todas sus experiencias musicales, José Silguero las ha plasmado en su libro “Irún y sus Banda de Música” (Tres siglos de historia). Obra editada por Luis de Uranzu Kultur Taldea, cuya Presentación y Prólogo corrieron a cargo del Alcalde de Irún, D. José Antonio Santano y el concejal de Cultura y Euskera D. Fernando San Martín. (año 2oo8).

PREMIOS

José Silguero, siempre ha realizado una labor callada en favor de la música, procurando no ser él protagonista, pero ello no ha evitado que diversas instituciones y organismos le hayan distinguido. Entre ellos la Unión Europea de Profesores de Música, nombrándole Maestro Laureado y Profesor Superior de Música, concediéndole la “Gran Cruz al Mérito Musical” y “Cruz Laureada de Título de Maestro” (Strasburgo y Dijon -Francia 1985).

En 1990 la Asociación de Donantes de Sangre de Guipuzcoa le impone la Medalla de Oro y le nombra Socio de Honor. En 1994 es la Banda de Música Ciudad de Irún y la Federación Guipuzcoana de Bandas de Música “Gibantzar” quienes le nombran Socio Distinguido. Así mismo, ha sido galardonado por el Comité Organizador de Irungo Euskal Jaiak en 2003 y por el Consorcio Transfronterizo Bidasoa-Txingudi en 2004. Este año, El Consejo de Redacción de la revista El Irunés, le nombra Bidasotarra del Año.

En 2005 es la Cofradía del Salmón del Bidasoa quien le homenajea. En 2006 la Asociación Cultural Santiagoko Deabruak de Irún. En 2012, lo hacen la Asociación Republicana Irunesa y el Club de Balonmano Bidasoa. En 2013 recibe el homenaje de la Banda de Música Ciudad de Irún, concediéndole la insignia de oro de la Agrupación, por sus 60 años como miembro de la misma.

Mostrando todos los resultados 5