Missa pro Defunctis – Aita Donostia – Donosti Ereski

4.99

Aita Donostia Missa Pro Defunctis
1. Introitus Requiem Aeternam (4’49)
2. Kyrie – Christe – Kyrie (2’50)
3. Graduale – Requiem (4́52)
4. Tractus – Absolve Domine (3’41)
5. Dies Irae (4’11)
6. Offertorium – Domine Jesu Christe (7’41)
7. Sanctus (2:24)
8. Benedictus(2:04
9. Agnus Dei (3:04)
10. Communio – Lux Aeternam (1’57)
11. Absolutio (11’48)
Zuzenean grabatuta / Grabado en directo 1976/11/26
Donosti Ereski Abesbatza
Organista: Pedro Guallar Otazua
Zuzendaria/director:  Javier Bello Portu

Descripción

Aita Donostia – Missa Pro Defunctis

1. Introitus Requiem Aeternam (4’49)
2. Kyrie – Christe – Kyrie (2’50)
3. Graduale – Requiem (4́52)
4. Tractus – Absolve Domine (3’41)
5. Dies Irae (4’11)
6. Offertorium – Domine Jesu Christe (7’41)
7. Sanctus (2:24)
8. Benedictus(2:04
9. Agnus Dei (3:04)
10. Communio – Lux Aeternam (1’57)
11. Absolutio (11’48)
Zuzenean grabatuta / Grabado en directo 1976/11/26
Donosti Ereski Abesbatza
Organista: Pedro Guallar Otazua
Zuzendaria/director:  Javier Bello Portu

Escucha las muestras:

  1. 1.Introitus Requiem Aeternam
  2. 2.Kyrie - Christe - Kyrie
  3. 3. Graduale - Requiem
  4. 4. Tractus - Absolve Domine
  5. 5. Dies Irae
  6. 6. Offertorium - Domine JesuChriste
  7. 7. Sanctus
  8. 8. Benedictus
  9. 9. Agnus Dei
  10. 10. Communio - Lux Aeternam
  11. 11. Absolutio

Aita Donostia –  Missa pro defunctis (1945)

Askoren ustez, Aita Donostiaren obrarik onena da meza hau. Jose Luis Ansorenak esaten du, Aita Donostiaren biografian, haren ahotserako lanik pertsonalena, espontaneoena eta osoena dela.

1945. urtean konposatu zuen, zati bat Bartzelonan eta beste bat Lekarotzen. Hildako familiar hauen omenez idatzi zuen: Jose Antonio Zulaika aita; Felipa Arregi ama; Fray Fortunato anaia, bera bezala kaputxino zena; eta Sofia Jauregi arreba politikoa. 1946an inprimatu zen, Tolosako Laborde y Labayen SL grafikatan. 300 ale inprimatu ziren, banan-banan zenbatuak. Azalaren diseinua P. Zabalok egin zuen. Tolosan estreinatu zen 1953ko abenduaren 16an. Felipe Gorriti Eskolaniak abestu zuen, Javier Bello Porturen zuzendaritzapean, egilea bertan zela. Organoan Miguel Etxebeste aritu zen. Lau egun beranduago, abenduaren 20an, Baionako katedralean kantatu zuten; eta 1954ko abuztuaren 29an, Lekarozen. Kantaldi guztietan Felipe Gorriti Eskolaniak parte hartu zuen, Javier Bello Porturekin; eta Lekarozko emanaldian Aita Donostia berak jo zuen organoa.

Aita Donostiak beti azpimarratu izan zuen meza hau kultuan erabiltzeko zela, eta ez kontzertuetarako. Lekarotzen egin zen kontzerturako honako oharra idatzi zuen: «El Requiem que la Escolanía Felipe Gorriti de Tolosa va a cantar es una misa destinada al culto y no a concierto como las de Fauré, Duruflé y otros; de ahí el carácter de sobriedad y respeto al templo con que está escrita. Base de ella es la melodía gregoriana, libremente glosada en el triple aspecto melódico, rítmico y modal. Su polifonía no es copia ni imitación de la clásica de Palestrina o un Victoria, si bien en las páginas de la obra circula el espíritu de aquellos maestros… El órgano está tratado no a modo de simple acompa-amiento que dobla las voces, sino como una voz más, con su cometido propio independiente. En ciertos casos, como en el «Tractus», la trompeta del órgano lleva la melodía. El autor ha querido reflejar en cada momento la seria confianza que brota de la lectura de los textos litúrgicos y ha huido de los efectismos fáciles en que parecen complacerse algunos autores».

Goiko hori ez da Aita Donostiak lan honi buruz idatzita utzi duen ohar bakarra. 1952ko azaroaren 26an Jose Domingo de Santa Teresa gregorianista handiari idatzitako gutunean honela dio: «Mi Misa de Requiem quiere ser oración, sin gritos ni exabruptos de tenores y demás cantores. He querido que el órgano no sea el doble de las voces. Ya me dirá Ud. si mis acompañamientos del gregoriano en el Gradual y Tracto están fuera de lugar. Yo no lo creo, pero no he querido hacer acompañamiento de Misa gregoriana, sino tomar lo gregoriano como un elemento de arte y darle, por consiguiente, un fondo de cierto interés, dentro del espíritu de sencillez en que debe moverse el acompañamiento. En cambio en la Secuencia sigo el procedimiento corriente. Note Ud. que las mismas 4 músicas del Canon (Sanctus, etc.) van unidas por el «leit motiv» del «Per omnia saecula saeculorum»… Me gustaría verle para cambiar impresiones acerca de detalles en el acompañamiento gregoriano, en general… Y de mis acompañamientos atrevidos del gregoriano en el Gradual y Tracto, ¿no me dice Ud. nada? Soy hereje, seguramente, para los puristas…»

Meza honetan nabarmen ageri da Aita Donostiak gregorianoari zion miresmena. Miresmen hori aspalditik zetorkion; esate baterako, Jose Domingo de Santa Teresari berari 1930eko hamarkadaren hasieran honela idatzi zion gutun batean: «…Pero como me vino después el fervor gregorianista (y éste no mengua, sino al revés, crece) …»

Aita Donostia oso pozik geratu zen obra honekin. Jose Luis Ansorenak dioenez, erlijioak sakon

markatutako lana da, ihes egiten diena doinu eta gai profanoei. Ansorenak egiten duen iruzkinean Aita Elduaienen hitz hauek jasotzen ditu: «Desde los primeros compases del Introito se presenta el músico en actitud orante y humilde; renuncia a la inspiración propia, sujetándose dócilmente a la melodía gregoriana y limitándose a comentarla con austera sencillez; renuncia a todo efectismo, barato y vulgar, a toda efusión lírica impertinente; renuncia a todo afán de lucimiento en el conjunto y en cada una de sus partes; y renuncia por último a los recursos de la técnica ultramoderna, cuyos secretos conoce mejor que nadie … En suma: el padre Jose Antonio ha compuesto una obra buena y bella, y nos enseña, poniéndonos delante un modelo acabado, como debe ser un Oficio de Difuntos en nuestras iglesias: sencillo, piadoso, artístico»

Grabazio hau zuzenean egin zen Donostiako San Bizente elizan, 1976ko abenduaren 10ean. Donosti Ereski abesbatzak kantatu zuen meza. «Dies Irae» sekuentzia falta da, egun hartan abestu ez zelako. Jatorrizko grabazioa Donosti Ereski abesbatzaren jabetza da, eta Juan Rekartek egin du remasterizazioa.

JOSE LUIS ANSORENAK EDIZIO HONI EGINDAKO OHARRA

Pozik hartu dugu Aita Donostiaren Missa pro defunctis obraren edizio berri hau, nabarmen aberastuko baitu Donostiako kaputxinoaren diskografia; batez ere, haren musika sakroari dagokionez.

Egileak 1945ean konposatu zuen, abesbatza eta organorako; eta, gero, 1946an, orkestrarako egokitu zuen. Horrek adierazten du Aita Donostiak estima handia ziola partitura honi. Azpimarratzekoa da, hala ere, jatorrizko bertsioa, benetakoena, aurreneko hura dela: abesbatza eta organorako egindakoa.

Obra honek Tolosako estrainaldian lortu zuen arrakastaren eraginez, Aita Donostiak Aintzazko Meza bat konposatzeko ideia ibili zuen buruan; baina ez zen iritsi proiektu haren zirriborro bat egitera ere.

Gogorarazi behar dugu, baita ere, musikagile donostiarrak meza hau asko maite zuen arren, askotan adierazi zuela bere hiletetan musika gregoriano ofiziala bakarrik nahi zuela.

Aita Donostia 1956ko abuztuaren 30ean hil zen, eta hileta elizkizunak irailaren 1ean egin ziren, goizeko hamarretan. Aita Donostiak propio eskatu zuen bezala, komunitate kaputxinoak organorik gabe abestu zuen Lurperatze Ofizioa eta Hildakoen Meza Gregorianoa. Irailaren 5ean, ordea, Aita Donostiaren miresle ugariren aurrean, hileta elizkizun handiak egin ziren, eta han Elizondoko abesbatzak, Juan Erasoren zuzendaritzapean, Missa pro defunctis hau abestu zuen.

Jose Luis Ansorena

BIBLIOGRAFIA:

AITA DONOSTIA, Jose Luis Ansorena Miranda, Kutxa argitalpenak, Donostia, 1999.

El Padre Donostia, mœsico y compositor litœrgico, J. M. Zapirain Marichalar. Aita Donostiari Omenaldia. Eusko ikaskuntza, 1986

Aita Donostia –  Missa pro defunctis (1945)

Esta obra, considerada por algunos especialistas como la obra maestra del Padre Donostia, es la más importante y, según José Luis Ansorena en su biografía del autor, «más personal, espontánea y extensa», de sus obras vocales.

Fue compuesta en 1945 parte en Barcelona y parte en Lekaroz. Está dedicada  a la memoria de sus

padres, D. José Antonio Zulaica y Dña Felipa Arregi, de su hermano Fray Fortunato, también sacerdote capuchino, y de su hermana política, Dña Sofía Jauregi. Se imprimió en 1946 en número de 300 ejemplares numerados en Gráficas Laborde y Labayen S.L. de Tolosa. El diseño de la portada lo hizo P. Zabalo. Fue estrenada en Tolosa por la Escolanía Felipe Gorriti bajo la dirección del maestro Javier Bello Portu, y en presencia del autor, el 16 de diciembre, 1953, actuando al órgano Miguel Echeveste, volviéndose a reponer el 20 de diciembre del mismo año, también en presencia del padre Donostia, en la Catedral de Bayona y el 29 de agosto de 1954 en Lekaroz, ocasión en la que actuó al órgano el autor, siempre por el mismo conjunto vocal y  dirección.

Aita Donostia siempre enfatizó que se trataba de una misa para el culto y no para concierto. Así, escribió el siguiente comentario para el concierto que se celebró en Lekaroz: » El Requiem que la Escolanía Felipe Gorriti de Tolosa va a cantar es una misa destinada al culto y no a concierto como las de Fauré, Duruflé y otros; de ahí el carácter de sobriedad y respeto al templo con que está escrita. Base de ella es la melodía gregoriana, libremente glosada en el triple aspecto melódico, rítmico y modal. Su polifonía no es copia ni imitación de la clásica de Palestrina o un Victoria, si bien en las páginas de la obra circula el espíritu de aquellos maestros… El órgano está tratado no a modo de simple acompañamiento que dobla las voces, sino como una voz más, con su cometido propio independiente. En ciertos casos, como en el «Tractus», la trompreta del órgano lleva la melodía. El autor ha querido reflejar en cada momento la seria confianza que brota de la lectura de los textos litúrgicos y ha huído de los efectismos fáciles en que parecen complacerse algunos autores».

Este no es el único comentario que Aita Donostia dejaría por escrito sobre esta obra pues en carta del 26-11-1952 al padre carmelita José Domingo de Santa Teresa, uno de los grandes gregorianistas del s.XX, le comenta: «Mi Misa de Requiem quiere ser oración, sin gritos ni exabruptos de tenores y demás cantores. He querido que el órgano no sea el doble de las voces. Ya me dirá Ud. si mis acompañamientos del gregoriano en el Gradual y Tracto están fuera de lugar. Yo no lo creo, pero no he querido hacer acompañamiento de Misa gregoriana, sino tomar lo gregoriano como un elemento de arte y darle, por consiguiente, un fondo de cierto interés, dentro del espíritu de sencillez en que debe moverse el acompañamiento. En cambio en la Secuencia sigo el procedimiento corriente. Note Ud. que las mismas 4 músicas del Canon (Sanctus, etc) van unidas por el «leit motiv» del «Per omnia saecula saeculorum»… Me gustaría verle para cambiar impresiones acerca de detalles en el acompañamiento gregoriano, en general… Y de mis acompañamientos atrevidos del gregoriano en el Gradual y Tracto, ¿no me dice Ud. nada? Soy hereje, seguramente, para los puristas…»

Esta Missa muestra la veneración que el padre Donostia sintió por el gregoriano. Ya en una carta de comienzos de los años 1930 al antes citado padre carmelita le comentaba «…Pero como me vino después el fervor gregorianista (y éste no mengua, sino al revés, crece) …» El padre Donostia quedó muy satisfecho con esta obra que realizó, en palabras de José Luis Ansorena, «en términos profundamente religiosos, evitando las reiteraciones del texto, las sonoridades exageradas y cualquier parentesco con temas profanos». Incluye el padre Ansorena en su comentario sobre la obra las siguientes palabras de Padre Elduayen : «Desde los primeros compases del Introito se presenta el músico en actitud orante y humilde; renuncia a la inspiración propia, sujetándose dócilmente a la melodía gregoriana y limitándose a comentarla con austera sencillez; renuncia a todo efectísmo,

barato y vulgar, a toda efusión lírica impertinente; renuncia a todo afán de lucimiento en el conjunto y en cada una de sus partes; y renuncia por último a los recursos de la técnica ultramoderna, cuyos secretos conoce mejor que nadie … En suma: el padre José Antonio ha compuesto una obra buena y bella, y nos enseña, poniéndonos delante un modelo acabado, como debe ser un Oficio de Difuntos en nuestras iglesias: sencillo, piadoso, artístico»

Esta grabación, realizada en directo con medios técnicos de la época, por DONOSTI ERESKI Abesbatza, incluye la Misa cantada en el concierto del día 10 de Diciembre de 1976 en la Parroquia de San Vicente de San Sebastián, a cuya totalidad falta la Sequentia «Dies Irae» que no fue interpretada en esa ocasión. La grabación original es propiedad de DONOSTI ERESKI Abesbatza y ha sido remasterizada por Juan Rekarte.

COMENTARIOS DE JOSE LUIS ANSORENA PARA ESTA EDICIÓN DE LA MISSA PRO DEFUNCTIS

Saludamos con gozo esta nueva edición de la Missa pro defunctis del P. Donostia.

Con ella se enriquece notablemente la discografía del capuchino donostiarra, sobre todo en su faceta de compositor de música sacra.

No debe ignorarse que, tras su composición en 1945 para coro y órgano, en 1946 la orquestó, índice de que el autor esperaba mucha promoción de su partitura. Sin embargo debemos rubricar que su versión original y más auténtica es la de coro y órgano .

Tras el estreno de esta obra en Tolosa en 1953, el éxito obtenido empujó al P. Donostia a proyectar la composición de una Misa figurada o de gloria. Pero la idea no llegó ni siquiera a sus primeros esbozos.

También debemos recordar que, a pesar del afecto que el compositor donostiarra sentía por su Missa pro defunctis, manifestó repetidas veces que en su propio funeral no deseaba más música que la gregoriana oficial.

Fallecido el 30 de agosto de 1956, las exequias fúnebres tuvieron lugar el 1 de setiembre a las 10 de la mañana. La Comunidad capuchina cantó el Oficio de sepultura y la Misa gregoriana de Difuntos sin órgano, según su expreso deseo. Pero el 5 de setiembre con mayor asistencia de admiradores del P. Donosita se celebraron solemnes Honras Fúnebres, interpretando en ellas la Coral de Elizondo bajo la dirección de Juan Eraso la Missa pro defunctis.

José Luis Ansorena

BIBLIOGRAFÍA: Aita Donostia, José Luis Ansorena Miranda, Publicaciones kutxa, Donostia – San Sebastián. 1999.

El Padre Donostia, músico y compositor litúrgico, J M Zapirain Marichalar. Aita Donostiari Omenaldia. Eusko ikaskuntza, 1986

ARGAZKIAK / FOTOGRAFIAS: Azala / Portadaeta horrialde 2, 3etan. : Jorge Oteizaren Estela (Aita Donostiri Omenaldia) de Jorge Oteiza en su actual estado vandalizado. 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Missa pro Defunctis – Aita Donostia – Donosti Ereski”

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Shares